• +51 1 6387552
  • info@perforacionesdiamantinas.com

En el mundo de la perforación diamantina es muy conocido la frase,
EL TRIANGULO DE LA PERFORACIÓN: maquina, operador y buen lodo.
Es una óptica o percepción válida, si se quiere, una buena estrategia comercial. Pero si tomamos ejemplos de la experiencia real, donde muchas perforaciones diamantinas se realizan con éxito con el uso simple del agua como fluido de perforación, nuestro viejo triángulo pierde sentido. El triángulo que esbozo en este artículo también es solo una percepción, si se quiere, también otra estrategia comercial u otra forma de ver los tres aspectos más resaltantes, que pueden hacer la diferencia de ejecutar un programa de perforación en un determinado tiempo y con resultados variables en la consecución de objetivos técnicos. Parte de estos objetivos técnicos es la recuperación de testigos, dirección final de los pozos, impacto en el medio ambiente, culminación de los pozos, etc.
El éxito en las operaciones de perforación diamantina está determinado por una serie de factores y variables que comienza desde su creación como concepto de servicio, hasta la entrega del producto final que es la invaluable información contenida en los testigos recuperados. El presente triángulo pretende resumirlos.
A nivel operacional, es importante analizar todas estas variables y tomar el control de los riesgos más críticos, para garantizar el éxito en las operaciones. Eso equivale a hacer una gestión de procesos, en cuya ausencia toda la presión descansa sobre los hombros de personal técnico. Ahí una de las razonas de las altas rotaciones del personal en algunas empresas que buscan soluciones con el reemplazo de perforistas, supervisores y auxiliares.
¿Podemos garantizar el éxito sin tomar en cuenta estos y otros aspectos como, el cumplimiento de objetivos, compromisos y valores, en los que están involucrados, el personal, la seguridad, los clientes, el medio ambiente y las comunidades?
El campo de influencia en la que podemos desenvolvernos cada uno de los participantes o involucrados en el proyecto, siempre es limitado, pero todos podemos hacer nuestra parte, sin dejar de ver el panorama que todo proyecto de perforación tiene sin duda y tomar el control de los aspectos operacionales bajo nuestra responsabilidad con todas las herramientas de gestión a nuestra disposición.
Estas variables, definitivamente, ofrecen distintas configuraciones con resultados diferentes en cada organización.
Tomar el control de cada uno de estos aspectos, es uno de los primeros pasos hacia el éxito en las operaciones de perforación reflejadas en una actividad sostenible.

César Meléndez Ramos

A %d blogueros les gusta esto: